Hipsters: catalogados como pandemia por la OMS


Vale me he pasado, no lo han hecho oficial todavía. Pero si leemos con detenimiento la descripción de pandemia facilitada por la OMS: “virus que se propaga por el mundo” encaja a la perfección con la expansión de los hipsters. Nuestro equipo de psicólogos, consultores, fisioterapeutas y urólogos coinciden en que los primeros síntomas de un hipster comienzan con frases como: “no tío, eso no mola.. es demasiado comercial”. Todos y cuando digo todos, me refiero all 100% de los hipsters, han pronunciado esta frase por el mismo orden de palabras, al menos 50 veces en la primera fase de su iniciación en esta extendida tribu urbana. Pero ojo, este síntoma prematuro también lo muestran los indies, punks, mods y asociaciones anti-reggaeton. Así que tendremos que hilar fino para entender a que nos enfrentamos.

Fase pre-hipster: Camisa de cuadros de franela

También conocida como fase de la negación. Ya han pronunciado las sagradas palabras (“no tío, eso no mola… es demasiado comercial”) y se han comprado su primera camisa de cuadros de franela pero todavía no quieren admitirlo. Ya les han preguntado alguna vez: “¿tío y esa camisa de leñador? ¿te has hecho hipster o te has vuelto lesbiana? “. No encajan bien las bromas y se limitan a negarlo: “Que va tío, me la ha regalado mi novia y tengo que ponérmela “. Todavía no saben que su destino está escrito y van de cabeza a la siguiente fase.

Fase hipster Berlinés: la barba

Es conocido por todos que el primer hipster de la historia empezó a marcar tendencia en Berlín. Y para muestra un botón:

Adolf Hipster

Después de este pequeño chascarrillo procederé a argumentar la segunda fase. No hay ninguna ciudad en el mundo, ni si quiera Londres, que se acerque al nivel hipsteriano de Berlín. Una ciudad de casi 4 millones de habitantes, que cuenta con dos barrios habitados única y exclusivamente por hipsters: Kreuzberg y Neuköln. A estos habría que añadirles el 50% de las personas que habitan en Mitte y Prenzlauer Berg, por no olvidarnos de un tío que se ha hecho hipster en Charlottenburg. Llegados a este nivel, las camisas de franela son un juego de niños. Hay que dar un paso al frente y dejarse una buena barba frondosa. En numerosas ocasiones, esta barba va acompañada de cantidades ingentes de gomina en la cabeza para dejarse la raya al lado. La taxonomía es bastante clara, rapado por los lados y el pelo más largo en la parte superior. En algunos estados se les considera “Lumbersexuals“.

NOTA: si vives en Berlín es imprescindible el gorro de lana negro. Preferiblemente de la marca Carhartt.

Fase Hiper-Hipster

Se trata de la facción más radical del mundo hipster. Tienen el cuerpo completamente tatuado y por ello, necesitan mantenerse en forma. Pero, ¿cómo mantenerse en forma y no ir al gimnasio como todo el mundo? Sí, el gimnasio es demasiado mainstream, así que hay que buscar una alternativa para ponerse en forma y parecer cool al mismo tiempo: CrossFit (ojito a la “F” en mayúscula, no se escribe como cualquier palabra). Esta mezcla entre halterofilia y gimnasia vasca fue inventada por Greg Glasmann en 1996 en California y se ha convertido en toda una seña de identidad del mundo hipster.

Fase Post-Hipster

Madrid 2058, todavía no han conseguido ser elegidos como sede para los Juegos Olímpicos. Todo sigue igual a excepción de dos cosas: los peinados y la moda cambiaron hace más de 30 años. Ser Hipster ya no mola. Hace tiempo que todo el mundo se ha convertido en Cachual, una mezcla entre Cachuli y Casual. Ahora se llevan los pantalones sobaqueros, bigote y el pelo engominado hacia atrás. Pero, ¿qué ha sido de los hipsters? ¿ya nadie se acuerda de ellos? Por supuesto que sí, pero han pasado a formar parte del dudoso salón de la fama de los fails estéticos junto con los canis y los ochenteros. Atrás quedaron las camisas de franela, ahora acumulan pelotillas suficientes como para taponar el túnel de Despeñaperros y frenar un AVE ipso facto. Ya nadie comparte fotos en Instagram haciendo CrossFit, los álbumes de Facebook se han ocultado y por supuesto ya nadie pronuncia las sagradas palabras por miedo a que les contesten: ¿dónde vas flipao? ¿qué te crees? ¿hipster?

Gallery 1: Top image left: Unsplash Oliver Astrologo Bottom image left: Unsplash Dhery Moelz Image right: Flickr Our Fair Share of Hipsters! Love SF Christopher Michel CC BY 2.0 Derechos reservados
Gallery 2: Image bottom: Flickr Hipster. Christopher Michel CC BY 2.0 Derechos reservados

Versión en inglés

Deja un comentario