La Xbox, John Wikstrom y el coche fantasma de su padre